El director del Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (Inabie), René Jáquez Gil, afirmó ayer que los argumentos presentados por la Asociación de Mediana y Pequeña Empresas Textileras (Apymetex) no están apegados a la realidad, por lo que la entidad continuará normal con el proceso de licitación para la compra de los “poloshirt” que usarán los estudiantes el próximo año escolar.


Explicó que desde septiembre Inabie comunicó a las asociaciones los cambios que se iban a hacer en la confección del uniforme, de la camisa azul por el “poloshirt”, para que ellos pudieran prepararse. Agregó que todas las asociaciones tuvieron 10 meses para realizar los cambios en sus empresas y que al parecer Apymetex no hizo a tiempo esos cambios, ya que las demás asociaciones participaron en el proceso de licitación.


Jáquez Gil expresó que en la licitación del pasado 18 de diciembre participaron 53 empresas, de las cuales 33 fueron pyme y 20 generales. Recordó que la cantidad de “poloshirt” que se licitó fue 3,392,112 y que todo se hizo amparado en la Ley de Compras y Contrataciones.


Expresó que en esta licitación las pyme van a fabricar un millón 200 mil unidades de “poloshirts”, duplicando así el número de camisas que fabricaban, que eran unas 650 mil unidades. Agregó que las pyme participarán con el 33% de la inversión de Inabie en este rubro, una cifra por encima del 20% que establece la ley. Agregó que en los actuales momentos técnicos del Inabie se encuentran validando las muestras presentadas por esas empresas, para luego pasar a la segunda fase, que es abrir el sobre B, donde se encuentra la oferta económica.


Expresó que el cambio de camisa a “poloshirt” se realizó luego de un estudio de factibilidad que tomó en cuenta la opinión de los estudiantes y de los mismos textileros, quienes recomendaron la proporción de algodón y poliéster y además pidieron un aumento en el precio de la unidad y ambas propuestas fueron acogidas por Inabie.